Comunicación y democracia: otra vez los puntos sobre las íes

De la “Ley de Medios” se habla en presente y a futuro, revisando colectivamente los logros históricos de su gestación así como faltas y debilidades en su aplicación, en un contexto actual de autoritaria e inconstitucional arremetida por parte del gobierno macrista. En este marco se presentó Luis Lázaro, especialista de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, que mediante foros en distintas provincias reabre el debate en torno a 21 nuevos puntos por una Comunicación Democrática. La convocatoria se amplía el 3 de marzo, cuando en el Congreso de la Nación se discutirá la plataforma que incluye nuevas tecnologías y producciones gráficas.

Fotografía: Cristian Martínez.

El foro se realizó en la sede del SPUNC el pasado jueves y fue organizado por la Coalición local, que se reactivó fuertemente antes de la asunción de Macri, previendo el escenario oscuro que finalmente surgió tras las amenazas del actual Secretario de Comunicaciones Oscar Aguad y del propio presidente en contra -vía decretazos- de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y sus órganos de aplicación, AFSCA Y AFTIC. El propio Lázaro -periodista, especialista, funcionario y militante de la comunicación- reconoció a las compañeras y compañeros de Mendoza entre “los más activos del país”, con antecedentes previos al 2009, cuando la lucha por la aprobación en el Congreso de la LSCA se hizo carne en miles de personas en las calles y en diversos ámbitos de discusión.

De allí que abrieran el debate Virtudes Della Santa, que consideró “central” dar la discusión porque “con los DNU de Macri se volvió al escenario de monopolización tal cual lo había planteado Clarín en la audiencia de la Corte, es decir ‘un caño un dueño’, y desde ahí nos quieren ordenar la comunicación”; Walter Pérez, que resaltó “la necesidad de poder abordar el nuevo debate de la digitalización y de la competencia digital”; y Darío Figueroa, del Colectivo de Medios Comunitarios de Cuyo y FARCO, que propone estos 21 puntos frente a “este monstruo que cada vez es más monstruo y que cada vez pisa más fuerte”, con aspectos “no contemplados en la letra de la Ley pero sí en su espíritu”, como “la sostenibilidad de los medios comunitarios y las editoriales autogestivas en el campo de la gráfica”.

Fortalezas del largo camino recorrido

Lázaro realzó “el proceso de construcción colectiva en un momento para reafirmar y renovar compromisos, replanteando cuestiones para converger a nivel nacional el próximo 3 de marzo en el Congreso y acercar las voces de las provincias”. El objetivo inmediato es “poder instalar ante los legisladores y en la agenda política el debate de la comunicación como derecho humano fundamental” y con la misma metodología que comenzó “el 27 de agosto de 2004, con la presentación en Radio Nacional de los 21 puntos por una Radiodifusión Democrática”, según evocó.

Esto se viene articulando desde mediados de 2015, pero todo se aceleró dados los avasallamientos institucionales recientes y confluyó hace pocas semanas en la Facultad de Sociales de la UBA, en un masivo encuentro de referentes, comunicadores y militantes con varios legisladores y legisladoras nacionales. Para Lázaro, “esta nueva manera de entender la política y la comunicación está en el ADN de la Coalición”, con ejemplos como “la reivindicación popular” -en principio obturada por la justicia a favor del grupo Vila-Manzano- para que en San Rafael pudiera haber televisión pública, que permitieron “rodear la reivindicación del rol del Estado en la comunicación pública; y de una política de comunicación entre Estado, actores sociales y organizaciones comunitarias que fue nutriendo el proyecto de Ley que llegó al Congreso y pudimos sancionar”.

Respecto al contexto adverso indicó que “nos da la posibilidad de pararnos en un lugar que no es un punto cero, porque tenemos historia, memoria y un camino recorrido y eso es una fortaleza para el campo popular, y los compañeros que tienen responsabilidades políticas deben poner en valor esto para seguir la historia y plantar de nuevo una bandera que nos sirva para seguir caminando”. Esto implica, a la vez, “ampliar la plataforma de derechos en una lucha más integral y los desafíos de coyuntura, porque la discusión no es un problema de atrasar o adelantar jurídicamente, sino la evolución de la capacidad de empoderamiento de la ciudadanía respecto al uso de las nuevas tecnologías, entendiendo la comunicación como un bien social y un derecho humano que tiene un impacto cultural y político fundamental”.

Y por eso Lázaro saluda recientes impulsos judiciales como el que el 23 de febrero propició en Mendoza el Colectivo de Medios Comunitarios, con la presentación a través de AAMJUS de un amparo en la Justicia Federal por la inconstitucionalidad del decreto 267/15 dictado por Macri, que “destruye la regulación antimonopólica de la Ley”. Hay “una violación de un conjunto de principios y políticas que, en el formato de los 21 puntos, vamos a poner otra vez en el debate ciudadano y legislativo”, explicó.

Luis Lázaro, Debate integral sobre comunicación en Argentina:

DNU, chip y a la góndola

También hizo lugar a cuestiones “técnicas” fundamentales sin dejar de analizarlas con el zoom de la realidad política: “Todos los contenidos que se transportan en internet se han convertido de elementos de intercambio de mensajes personales a sistemas de acceso y distribución de contenidos masivos. Antes yo marcaba un número y del otro lado me atendía alguien, era telecomunicación a distancia punto a punto, ahora está en un aparato de TV, en un equipo de radio, en un sistema de navegación y en un navegador de intervención por las redes. Pasó de ser un elemento unidireccional a uno de comunicación masiva, es un lugar donde yo puedo acceder y emitir contenidos múltiples”.

Fotografía: Cristian Martínez.

Entonces, “la discusión es sobre la responsabilidad y la regulación del Estado”, además porque con los DNU lo que se hizo fue tomar la parte más rentable de los servicios audiovisuales, sacarla del mundo de los derechos humanos y ciudadanos y ponerla como si fuera una mercancía en la góndola del supermercado”. Y explicitó: “El 80 por ciento de los argentinos pierden con esto sus derechos a ser considerados ciudadanos; a la producción nacional, regional y local; a que las tarifas tengan en consideración que es un servicio de interés público y el abono social que plantea la ley para que hogares sin recursos tengan la posibilidad de acceder a un paquete básico y contenidos informativos que no los excluyeran del mundo de la comunicación; a la posibilidad de regular la concentración monopólica y lo que eso conlleva”.

De allí la necesidad de “explicar a la sociedad qué implican estos decretos que están llevando al mundo del negocio y del comercio una de las herramientas fundamentales de construcción de ciudadanía: si algo tienen que ver la sociedad de la información y del conocimiento con las prácticas sociales es que estamos atravesados por ellas. Porque además “se están reconfigurando”: David Fintech a través de Telecom compró un fondo de Cablevisión, Clarín está avanzando sobre Nextel para abarcar la telefonía celular y vamos hacia el cuádruple play, o sea que una misma empresa puede recibir televisión, telefonía fija y móvil de banda ancha e internet, todo en un mercado desregulado para que sea esa lógica la que impone las reglas de juego”.

Luis Lázaro, Consecuencias de los decretazos y la agenda de los 21 puntos:

Los nuevos 21 puntos

Fotografía: Cristian Martínez.

Fotografía: Cristian Martínez.

1- La comunicación es un derecho humano que incluye todos los soportes y plataformas.

2- La regulación debe promover la diversidad y el pluralismo.

3- Rol activo y presente del Estado.

4- Reserva y sostenibilidad del nuevo sistema de medios.

5- Servicio e interés público.

6- No discriminación y acceso universal.

7- Autoridad federal con participación federal y social.

8- Publicidad estatal con sentido inclusivo.

9- Propiedad diversificada con pluralismo.

10- Licencias locales y nacionales.

11- Contenido nacional, propio, local e independiente.

12- Privacidad de los datos.

13- Neutralidad e interconexión transparente.

14- El acceso a Internet es un derecho humano.

15- Participación plural en la gobernanza de las comunicaciones e Internet.

16- Acceso a la información pública.

17- Soberanía en las comunicaciones.

18- Derecho de acceso a contenidos de interés relevante.

19- Derechos del público y los usuarios de los servicios de comunicación.

20- Producción y trabajo digno.

21- Regularización con plenos derechos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *