LANZAMIENTO DEL PPV: ACOMPAÑAMIENTO DE LA MILITANCIA Y MUCHO POR REPLANTEAR

ppv6s

Como resultado de un desgastante proceso de tensa convivencia política y disuelto del todo por las sucesivas palizas electorales que llevaron a perder la provincia, el justicialismo local evidencia su crisis histórica con nuevas propuestas que salen a plantear democratización pero mantienen fórmulas que también han consumado el desastre. Fue el caso del lanzamiento este jueves 18 de “Peronismo Para la Victoria”, “espacio abierto y participativo” que desde organizaciones sociales y políticas se nuclea alrededor del kirchnerismo tradicional, en base a representantes en el Congreso de la Nación como Fernández Sagasti, Carmona y Abraham, para nada exentos de responsabilidades en las derrotas acaecidas para el campo popular desde 2013. Marcarle la cancha al macrismo y a Cornejo con claro papel opositor, pero también al corrimiento del peronismo por derecha, son algunos de sus objetivos, así como encausar los crecientes reclamos sociales por los despidos masivos y la criminalización de la protesta.

Ya de entradita el escenario donde se realizó el lanzamiento oficial del espacio “Peronismo Para la Victoria” trajo reminiscencias y hasta añoranzas a los puñados de compañeras y compañeros que alrededor de las siete de la tarde comenzaron a acercarse al Centro de Congreso y Exposiciones, en uno de los días más agobiantes de febrero y de todo el cruel veranito. La alta temperatura tendría su influencia en el desarrollo del encuentro, sólidamente acompañado por la militancia al menos en cuanto al número: algunos medios hablan de 700 personas, para los organizadores fue el doble.

Ahí, en el Centro de Congresos, en tiempos no tan lejanos -5, 6, 7 años no son nada cuando se es gobierno…- pero que a unos cuántos se nos empiezan acaso a desdibujar, por creer imposibles su grado de gesta al día de hoy, se hizo, por ejemplo, uno de los pioneros foros por la discusión de la Ley de Medios, cuyo valor histórico aún es recordado porque de manera colectiva -y transida de kirchnerismo, pero no sólo de él- se le dio vuelta la estrategia de apoderarse del debate público de los empresarios de medios, encabezados por inefable Daniel Vila. Y se le dio vuelta en la cara. Otros encuentros de militancia, transidos sí, de peronismo y kirchnerismo, pero no sólo, fueron organizados en el mismo lugar, actividades diurnas como los foros de Economía Popular o -como haría evocar un compañero más tarde, tras la presentación- como el de hace dos años y medio, justo antes de que empezaran a sobrevenir desde las legislativas de 2013 una de las más extensas sucesiones de derrotas electorales del justicialismo, a caballo entre la voluntad dirigencial por ampliar la participación “a las bases” en las discusiones y la desconfianza incipiente de la militancia hacia conducciones que empujaban – a la larga y a la mediana- a las arcaicas Lista 503A peronista o Unidos y Organizados.

La alternativa opositora y una cuestión metodológica

ppv1s

Fotografías: Cristian Martínez

“El problema es que son los mismos y con la misma metodología de siempre”, ilustró un compañero especialmente consultado. Que además no defraudó: “En el 2013 fue lo mismo, hicieron lo mismo, se abre un espacio, la militancia está, porque la militancia siempre está, mirá acá si no, y aparecen ellos, hacen prensa, se sacan fotos, dicen que se ponen a conducir y después nada, nada, se van, Carmona siempre se va y nunca queda nada”. “Metodología” pienso, sin dudas una palabra clave en la presentación. Tanto como el reclamo militante de una verdadera apertura y espacios para discutir horizontalmente y en la cara de los dirigentes. “No sé por qué no alquilaron el Bustelo”, oigo decir a otro compañero, pálido por el golpe de calor tras estar más de dos horas en la sala atiborrada de “grasa kirchnerista” -si es que tamaña “conceptualización” puede reconocerse- sólo para esperar durante más de la mitad de ese tiempo a los principales referentes del espacio que estaban afuera en conferencia de prensa -la convocatoria era a las 19, el acto comenzó a las 20.30 y terminó antes de las 22-; escuchar al exaltado compañero que tomó el micrófono y, equivocado o no, agitó lo que hay que agitar; y la lectura del documento fundacional, puesto a consideración para modificaciones colectivas. “Seguro que ahora los radicales nos los cobran más caro”, concluyó otra compañera. Seguro, sin embargo no todo es añoranza y suspiro en los rostros compañeros en este tiempo que de golpe se tornó vidrioso. ¿O no tan de golpe?

Las preocupaciones, las conversaciones, los gestos de indignación y solidaridad que se multiplicaron antes, durante y después del encuentro, en grupitos de a tres, de a cinco, de a diez, por lejos esta vez rondaban mucho más allá de lo estrictamente “partidario” y de la rosca ¿orgánico?-¿frentista? Las preocupaciones son los despidos y el silencio de los dirigentes, la atomización por derecha, los palos que ya están y los que se vienen y el silencio de los dirigentes, los precios que no paran de subir, la libertad -el encarcelamiento mejor dicho- de Milagro Sala y el silencio de los dirigentes, el chiste de las propuestas de Cornejo y las paritarias, la perspectiva para la jornada de marchas y paro del 24 de febrero, el protocolo de seguridad, los ataques a las Madres, la “venida” de Obama justo el 24 de marzo…

Por dentro y sin sangre azul

ppv2s

Más de un malintencionado, o mal acostumbrado, o un simple y concienzudo escéptico podrían pensar que la sangría que a nivel nacional se da a la derecha del peronismo y lideraron -entre otros- diputados nacionales electos como el otrora cacique lasherino Rubén Miranda, provocando la conformación de otro bloque legislativo que terminará avalando todas las “propuestas” del Ejecutivo e inyectándose cada vez más de la “buena onda” massista, se espeja en el plano provincial -pero por izquierda- con la propuesta del “frentismo kirchnerista” y hacia el interior del Partido Justicialista local. Sin embargo, lo que -acaso de manera más clara que los dirigentes- otro compañero puntuó, atento también a la situación nacional, es que justamente por la inequívoca dirección hacia el desastre al que pueden llevar tanto al país como al partido y al movimiento Macri y sus aliados, sumado al acallamiento generalizados de popes y conductores, la intención de este “espacio político en construcción, abierto y participativo”, es “marcarles la cancha”. Esto implica pedir la apertura de afiliaciones en vista de una necesaria renovación que se podría comenzar a probar en las elecciones internas y la obligación de condicionar al macrismo y al radicalismo desde una oposición dura y que empiece a dar y exigir respuestas ante los despidos masivos y la criminalización de la protesta social, entre varias de las graves emergencias.

Es decir, ir convergiendo hacia una línea interna que primordialmente ponga en la mesa la defensa de lo logrado entre 2003 y 2015 y afirmar los bloques y aliados del Congreso. De allí la sectorialización -por ahora sin fragmentación- y escaramuzas varias que desde hace semanas terminaron por decantar ayer, tras el postergado encuentro que azuladamente y “libre de kirchneristas” se había concertado en Tunuyán, sin consultar al resto del peronismo mendocino. “Se cortaron y se cortan solos”, explicó el compañero, “acá por lo menos proponemos”.

Los principales referentes del nuevo espacio son justamente quienes tienen esa representación en el Congreso de la Nación: la senadora Anabel Fernández Sagasti  y los diputados Alejandro Abraham y Guillermo Carmona. Completan el cuadro pero desde el plano provincial los senadores Gustavo Arenas y Luis Bohm, más la diputada Patricia Galván y el diputado Lucas Ilardo. Se suman varios concejales y referentes con distintos cargos partidarios, muchos jóvenes y otros tantos de vasta trayectoria y compromiso en el peronismo. Y lo integran agrupaciones de mediano y pequeño volumen de militantes, de territorialidad más bien departamental y barrial y sin referencias de poder a nivel provincial ni local -con la excepción de La Cámpora y el Movimiento Evita-, la mayoría de ellas surgidas durante las dos últimas gestiones, más radicales y socialistas que vienen confluyendo en el campo nacional y popular junto con otras organizaciones sociales y sindicatos.

Falta y resto

ppv3s

“Apuntes para la discusión” es el nombre del documento de cuatro páginas que se leyó como única instancia de presentación en la sala desbordada y con los ánimos renovados tras el canto del himno y la arenga de la marchita, con el “volveremos” a flor de piel mientras se esperaba que Abraham -último de los referentes en llegar al evento- brindara una entrevista. La conferencia de prensa fue un calco de lo que desde la semana anterior venían expresando en los medios y de acuerdo a sus roles: Carmona, confrontativo pero hasta ahí, casi desde el resentimiento o del presentimiento de haber estado tantas veces en el mismo lugar para después volver a generar lo mismo; Abraham con la convicción del que a pesar de todo nunca se fue pero que tampoco se sabe cómo es que estuvo; Fernández Sagasti con la habitual tibieza rayana en la parquedad y Bohm, el más pegado al discurso social de protección de derechos y de las cuatro verdades peronistas.

Así, Carmona volvió a hablar de una realidad compartida y de las faltas de vitalidad, conducción y referencialidad en torno al proyecto nacional y popular que tuvo el PJ, sobre todo su “falta de mensaje”, contraponiendo esta nueva propuesta como una “convocatoria amplia y generosa para evitar unilateralismos, sesgos y etiquetas”. Se refería al peronómetro agitado sobre todo por la saltarina Patricia Fadel, frente a “un “peronismo que hable y diga cosas”, como marcó Bohm, y “sin bajarnos el precio por ser kirchneristas”. “Unidad en el recambio” y “necesidad de participación” fueron otros de los conceptos reiterados ante la prensa.

No se puede vivir del amor

ppv4s

Sin embargo algo no funcionó del todo bien respecto a la participación en la propia presentación del PPV. “Pay-Per-View”, dijo otro por ahí. De hecho, las demoras en medio de una jornada agobiante de noticias y temperaturas y el error de cálculo en cuanto a las personas que asistirían, hicieron que el “trabajo en comisiones” estipulado para que todos los militantes presentes pudieran reelaborar demandas y propuestas en torno al documento original, debió suspenderse. De todas maneras quedó establecido que durante los sábados de marzo se continuaría trabajando pero en mesas departamentales.

En fin, el único que salió de libreto y la persona que más aplausos recibió fue un militante de base que exigió el micrófono y a viva voz diferenció entre tirios y troyanos, a quienes traicionaron y dieron la espalda al pueblo pero también la real falta de democratización al interior del propio espacio kirchnerista, con graves errores de conducción y responsables de derrotas estrepitosas como en Godoy Cruz y Capital, donde se terminó por acompañar a “un candidato represor”. “No desconfíamos de las intenciones de los compañeros pero sí de las metodologías”, dijo. Y una vez afuera, entre los dimes y diretes de los grupitos de a tres, cinco o diez compañeras y compañeros que empezaban a irse hasta la próxima convocatoria o el nuevo (des)armado, la palabrita siguió repercutiendo mientras que el compañero que en la previa más había murmurado a regañadientes la mismidad de los mismos de siempre, popular y dialécticamente, dolinescamente como muchacho peronista, enjoyó de sabihondez las interpretaciones: “Todo bien, pero el cantito ese, ‘vamos a volver, vamos a volver´, también es un error metodológico, a nada se vuelve ni en la vida ni en la historia ni el peronismo, con su Perón del ‘55 y del ‘74, su menemismo y su kirchnerismo”.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *