“Junto a los despidos, se juzgan las políticas públicas rurales”

 

tapa

Así lo sostuvo Gustavo Vitale, representante de ATE en la delegación local de la Secretaría de Agricultura Familiar. Durante el paro que los trabajadores del organismo realizaron este martes para reclamar la reincorporación de los compañeros despedidos en Jujuy y Ciudad de Buenos Aires, alertar a la ciudadanía sobre el desmantelamiento del área y oficializar su adhesión a la huelga nacional del 24 de febrero, los trabajadores dialogaron con ZEPA para informar cuál es la situación en Mendoza.

Los despidos comenzaron el 2 de febrero pasado en la sede central ubicada en la Ciudad de Buenos Aires con la pérdida de 16 fuentes laborales. Siguieron al día siguiente en Jujuy con 23 cesanteados y una situación más severa, según denuncian los gremios: “la militarización de la Secretaría que ha impuesto el gobierno Provincial de Gerardo Morales mediante la cual buscan disciplinar a los trabajadores estatales para avanzar sobre sus condiciones laborales y salariales”. Amenazas y violencia policial contra los trabajadores que intenten manifestarse, echados o en función, son las principales demandas norteñas. Y el cambio de paradigma de la agricultura familiar, que se verá más adelante.

Laura Vadino, delegada de ATE a nivel nacional, estuvo acompañando la huelga de los trabajadores mendocinos. Desde la delegación local contó a este medio que todas las cesantías que se están dando a lo largo de este mes son “direccionadas y con persecución”. Hasta el momento, de los 1500 empleados que conforman la estructura de la Secretaría de Agricultura en todo el país, sólo (si se lo compara con la masividad de despidos en otros sectores del estado) 39 han quedado en la calle. “¿Despilfarro de cargos y contratos?”, preguntó un periodistas en la sala: “no, imagínate que todos esos somos en el país, lo que significa un técnico cada tres municipios, casi no llegamos a las familias campesinas.”

Precarizados y preocupados

En Mendoza aún no se habla de despidos, pero la situación apremia porque para los gremialistas las señales del Gobierno nacional se advierten “preocupantes”. A la reciente disolución de la Subsecretaría de Fortalecimiento Institucional, encargada de generar la participación de todas las organizaciones campesinas y agricultores familiares en la ejecución de las diversas políticas del área, se suma que el ministro de Agricultura Ricardo Buryaile y su par de Modernización Andrés Ibarra – ambos autores del plan de eliminación – rechazan la apertura al diálogo con los trabajadores y los sindicatos.

Durante el martes de protesta, en su lugar, mandaron a terceras líneas al Ministerio a conversar con los trabajadores que se manifestaban en la puerta. “No sabían que entre los despedidos de Jujuy hay delegados gremiales, negaron la mano dura, desconocían las deudas salariales con los compañeros monotributistas. Dijeron que eran cuentas del pasado cuando lo que se les debe es diciembre y enero”, sostuvo Vitale siguiendo los partes que le llegaban de la mesa regional de delegados de ATE Nación. Agregó: “es una sensación de que rechazan darnos explicaciones, es lo mismo que estar hablando con dueños de empresas”.

jujuy

En la Delegación Mendoza se ocupa un total de 58 trabajadores, 20 se desempeñan en la oficina central y el resto se reparte en las sedes de Lavalle, Malargüe, San Rafael, General Alvear, Tunuyán y Santa Rosa. Cinco de estos empleados ejercen bajo la modalidad de contrato de locación. El resto, con una antigüedad que supera los 7 años, por ley marco fue pasado en 2013 a planta transitoria, un convenio más estable que se renueva cada año, pero la planta permanente no existe para ninguno. “Es una situación de precarización que hemos mantenido durante años en las delegaciones de todo el país”, informa Vadino.

El resto de los trabajadores de la provincia denuncia la falta de partidas presupuestarias desde hace dos meses. “No se puede ni mover el área administrativa. Está todo parado”, explica Tobías, un monotributista con un año de antigüedad que aduce malas perspectivas para marzo. “Es allí cuando nos han dicho que se revisarán los contratos hasta 2013”. Por su parte Vitale cuenta que hasta el momento no se han recibido líneas de trabajo ni de presupuesto desde que asumió Oscar Alloatti al frente de la Secretaría a nivel nacional. “Estamos sin vehículos, nos movilizamos por nuestros propios medios para llegar a las fincas porque las familias nos esperan y esto es un trabajo que primero se hace con compromiso, no podemos fallar. Imaginate que ya se mantiene una deuda de 28 mil pesos por nuestros gastos de combustibles”.

En Mendoza se preparan para atajar despidos

En este contexto, los trabajadores de la Secretaría de Agricultura de la provincia se preparan para el mes que se acerca, cuando tienen jurada la intervención. Además de los reiterados paros que vienen repitiendo semanalmente, se sumarán a la huelga masiva del 24 de febrero. Duplicarán las asambleas para consensuar medidas que ayuden a atajar los potenciales despidos que avizoran. La toma de oficinas es otra herramienta que mastican llegado el momento.

¿Ante el paradigma del agronegocio?

“No queremos despidos, no queremos que nos tengan abúlicos, no queremos esta campaña de desprestigio contra nuestras labores, pero sobre todo no queremos volver a la política testimonial de los 90 con 70 pesos de subsidios para contener mensualmente la pobreza rural”, anunció Vitale.

descarga

El antecedente de la Secretaría de Agricultura Familiar surgió en pleno menemismo a través del Programa Agropecuario Para Contener la Pobreza Rural que otorgaba esas dádivas a las que refiere el gremialista. Mucho más tarde, en 2008, tomó rango de Subsecretaría de Desarrollo Social para el Agro, y finalmente en 2011 se institucionalizó como Secretaría de Agricultura Familiar con presencia en todas las provincias y trabajo directo y de la mano con los agricultores.

¿Y ahora, qué se espera?, consulta ZEPA a los trabajadores reunidos en la Delegación mendocina: “ahora percibimos que minuto a minuto esto se pierde, qué será la puerta de entrada institucional y con todas las garantías para el agronegocio, por eso muchos ya no les servimos”.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *